jueves, 25 de diciembre de 2014

6. ORIGEN DEL MERCADO DE PUEBLA DE DON FADRIQUE

El Mercado de Puebla de Don Fadrique se fundó en el mes de febrero de 1904. A continuación se muestra la transcripción del acta correspondiente a la reunión que la corporación municipal celebró el día 14 de febrero que dio lugar a la formación de dicho mercado.


Carros y puesto de venta  en el mercado a principio del siglo xx  (plaza Constitucional).
SESIÓN ORDINARIA DEL DÍA 14 DE FEBRERO DE 1904
Presidente :
D. Oscar Fernández Valcárcel (Alcalde)
Sres. Concejales:
Juan José Guijarro González
Manuel de Lacruz Penalva
Mariano Arias Bugeya
Máximo Marín Romero
Manuel Fernández Arias
Mariano Castellote Blesa
José Antonio Marin Cruz
Juan Guijarro Penalva
Juan Francisco Romero Real
Lucio Carbonero Tristante
Francisco Arias Romero
Antonio Reolid Bañón
Saturnino González Sánchez
    En  la Villa de Puebla de Don Fadrique a catorce de febrero de mil novecientos cuatro, bajo la presidencia del Sr. Alcalde Don Oscar Fernández Valcarcel se reunieron en el salón de sesiones de estas Casas Consistoriales los Sres. Concejales que al margen se expresan, al objeto de celebrar la ordinaria de este día que dicho Sr. Alcalde declaró abierta a la hora de las doce de la mañana.
… Por el Sr. Concejal D. Mariano Castellote Blesa se hizo uso de la palaba para manifestar a sus compañeros  que haciéndose intérprete de los deseos de los gremios de Comerciantes, Industriales, Posaderos y varios particulares, tenía el gusto de proponer al Ayuntamiento, se sirviera acordar la celebración de un mercado semanal en esta Villa, porque entiende que la reunión de vendedores y compradores en un día determinado multiplican y estrechan las relaciones mutuas de los pueblos, estimulando la producción y el movimiento mercantil y favoreciendo los intereses generales de la población, que seguramente puede adquirir de esa manera diversidad de artículos con más economía que de los establecimientos particulares, a la vez que se facilita el abastecimiento para cada semana, principalmente a los vecinos que viven fuera del casco, ya en la Sierra, ya en el Campo, los cuales se ven hoy precisados a concurrir al mercado de la inmediata ciudad de Huéscar.
    Concedida la palabra al Sr. Teniente Alcalde D. Mariano Arias Bugella, Presidente de la Comisión de Policía urbana y rural, expresó en nombre de la misma que consideraba no solo conveniente sí que también necesario el establecimiento del mercado propuesto por el Sr. Catellote por las poderosas razones que el mismo ha expuesto, aparte de que la importancia de la población y su situación topográfica respecto de varios pueblos limítrofes son a su juicio fundamentos bastantes para que desde luego se acceda a lo propuesto.
    Varios Sres. concejales hicieron análogas manifestaciones a favor de la moción del Sr. Castellote; indicándose por todos como sitio más a propósito para establecer el mercado, la Placeta del Triunfo y sus inmediaciones y el viernes de cada semana para celebrarlo.
    En virtud de todo, y no habiendo quien pidiera la palabra en contra, visto el nº 6 del párrafo 1º, artículo 72 de la vigente Ley Municipal e infinidad de disposiciones posteriores, según las cuales los Ayuntamientos tienen la facultad de establecer ferias y mercados en sus localidades sin más trámite que consignarlo en una de sus sesiones, se acuerda por unanimidad:
1º que se celebre un mercado denominado de Abastos y Ganados el viernes de cada semana en la Placeta del Triunfo de esta población en los meses de mayo, junio, julio, agosto, septiembre y octubre, y los restantes en la Plaza Constitucional.
2º que mientras la corporación no acuerde otra cosa en contrario, se entienda que el establecimiento de puestos públicos en dicho sitio se considerará exento de todo arbitrio, con objeto de que este beneficio sirva de estímulo a los vendedores, mercaderes y negociantes para que concurran al mercado.
3º Que la Comisión de Policía urbana y rural forme el correspondiente reglamento sobre concesión y goce de puestos fijos en dicha Plaza, procurando hermanar la policía y salubridad pública en el mercado con las facilidades necesarias para el desarrollo y prosperidad del mismo.
4º Que para procurar extender la propaganda del mercado, el Sr. Alcalde remita a los pueblos que estime conveniente los oportunos edictos en que se anuncie su celebración, además de fijarlos también en los sitios públicos de esta localidad, insertándose en el Reglamento de que se hace mención en el párrafo anterior.
Oscar Fernández         Mariano Arias Bugeya         J. José Guijarro 


Foto reciente del mercado.
Como queda de manifiesto en el acta, la propuesta del concejal don Mariano Castellote Blesa de celebrar un mercado semanal fue acogida con suma complacencia por toda la corporación que la aprobó mayoritariamente,  entre otros acuerdos está el que dicho mercado se denominaría de «Abastos y Ganados», y se celebraría los viernes de cada semana.
También quedó establecido que tendría lugar en la Placeta del Triunfo (junto al hospital), durante los meses de mayo a octubre. Los restantes meses se celebraría en la Plaza Constitucional (actual plaza de la Constitución).
En aquella época el Municipio de la Puebla superaba los 7000 habitantes y el mercado se había convertido en una demanda de la población, sobre todo  porque mucha de ella estaba diseminada a lo largo y ancho del término, bien en el campo o en la sierra, con lo cual numerosos vecinos se veían en la necesidad de concurrir semanalmente al mercado de Huéscar para realizar sus compras de aprovisionamiento y al intercambio de aves, conejos, huevos… por otros productos.
El reglamento que elaboró la Comisión de Policía Urbana y Rural para regir este mercado, estaba compuesto por 17 artículos, y fue aprobado por la Corporación Municipal el 17 de febrero de 1904.
Artic.1º= Ningún vendedor podrá establecer parada o puesto fijo en el mercado para el despacho de sus mercancías sin una licencia del Alcalde.
Artic.2º= Las instancias solicitando licencias para ese objetivo se dirigirán a la alcaldía, expresando el nombre y apellidos del solicitante, su domicilio y el mercado en que desea establecerse.
Artic. 3º= Estas instancias se registrarán en las alcaldía por orden de fechas con el número que les corresponda.
Artic. 4º= Cuando se expida una licencia se hará constar en ella el número que le corresponda tener al puesto solicitado con arreglo al orden al efecto establecido en el mercado de que se trata.
Artic.5º= Cuando quedare por algún motivo vacante un puesto en el mercado, tendrá derecho a obtenerlo el más antiguo de los vendedores con puesto en el mismo, siempre que le convenga más que el que disfrutare a la sazón: en tal caso deberá de solicitarlo dentro del plazo de los tres días siguientes al que se produjera la vacante.
Artí.6º= Cada plaza que vacare se concederá al pretendiente más antiguo, si los hubiere, por no tener puestos vacantes a la hora de solicitarse la licencia.
Arti.7º= Los puestos autorizados no podrán ser ocupados más que por el concesionario respectivo, su mujer, sus hijos o sus dependientes.
Arti.8º= ningún vendedor podrá ocupar dos o más puestos diferentes sin una licencia especial del Alcalde.
Arti.9º= Se le retirará la licencia a todo dueño de un puesto o parada que no se hubiere presentado en él por sí o su familia o dependientes, hacer la venta de costumbre, en ocho días consecutivos, a menos que justificare cumplidamente no poder haber podido efectuarlo por impedírselo causas legítimas o de fuerza mayor. Pasados los ocho sin ocupar su puesto o hacer la justificación dicha, se declarará de derecho vacante aquella plaza y se conferirá al pretendiente que por antigüedad corresponda.
Artí.10º= Al expedirse cada licencia, el interesado deberá pagar por anticipado el precio o arbitrio señalado para los puestos por la tarifa que establezca el Ayuntamiento, en el caso de que éste tenga acordado el referido ingreso.
Artí.11º= Las licencias serán personales e intransmisibles a ningún otro mercader o comprador.
Artí.12º= Los granos, semillas y demás mercancías que introdujeren en la población para su aprovisionamiento, serán conducidas al mercado para su venta. 
Artí.13º= El mercado público se celebrará el viernes de cada semana quedando abierto a las siete de la mañana y se cerrará a las dos de la tarde respecto a los meses de de mayo a octubre, ambos inclusive, y abriéndose a las ocho de la mañana y cerrándose a las tres de la tarde en cuanto a los meses de noviembre a abril, también inclusives.
Artí.14º= Se prohíbe vender o poner a la venta granos ni otros artículos averiados por la humedad u otra causa, o adulterados por cualquier medio que sea.
Artí.15º= Se prohíbe la compra-venta de forrajes y otros artículos en las calles ni en cualquier otro sitio de vía pública que no sea el mercado.
Artíc. 16º= No podrán depositarse ni venderse las mercancías en distintos sitios de los que se hallen designados para cada clase.
Artí.17º= Las infracciones de este reglamento serán castigadas con arreglo a las ordenanzas Municipales y al Código Penal en su caso.
    Puebla de Don Fadrique a 17 de febrero de 1904 = siguen las firmas.
    Enterados los Sres. concejales y considerando que el preinserto proyecto se haya ajustado a las conveniencias de la localidad, acordaron aprobarlo en todas sus partes; y que después de hecha la propaganda de que se hace mención en el acuerdo de catorce del corriente por los medios en el mismo indicados, el Sr. Alcalde señala el día en que deba inaugurarse el mercado, pero antes de este señalamiento se procederá por la Comisión de Policía Urbana a la designación de sitios para las respectivas mercancías y a la numeración de puestos, atendiendo a la mayor comodidad para todos los compradores y vendedores y fijando la extensión de cada uno, siquiera sea ésta con el  carácter de provisional, mientras que el Municipio no pueda atender a la necesidad de construir casetas que ofrezcan la mayor seguridad y comodidad.  
La importancia económica y social que adquirió el mercado se vio favorecido por la situación geográfica de La Puebla, convirtiéndose en el centro comercial, no solamente de los habitantes de este término, sino de otros muchos provenientes de localidades próximas, pertenecientes a los municipios vecinos de Santiago de la Espada, Nerpio, Moratalla, Caravaca, María y Vélez Blanco.
Como la mayoría de mercados, el de La Puebla era también un espacio público, un lugar de encuentro semanal de convivencia, propicio para favorecer las relaciones sociales entre los ciudadanos (amigos y conocidos) que aprovechaban el viernes para realizar sus compras o efectuar la venta o el intercambio de productos.
Salvando las distancias en el tiempo y teniendo en cuenta la merma de población respecto a épocas anteriores, el mercado sigue desempeñando en la actualidad la misma función, no hay nada más que observar los corrillos que se forman a lo largo de su trazado entre personas que se saludan y hablan animadamente sobre uno u otro asunto, mientras que otras aprovechan la ocasión para compartir unas cañas y comentar los acontecimientos más relevante de la escena nacional o local.


Carretero con víveres camino del mercado.
Permuta temporal del día de mercado
A principio de los años treinta, coincidiendo con la llegada de la República se cambió el día del mercado, pasando de viernes a miércoles.
Esto se hizo con la intención de que estuviera más y mejor abastecido de mercancía, toda vez que los mismos vendedores que el jueves hacían el mercado de Huéscar, al día siguiente montaban sus puestos en el de La Puebla con la mercancía sobrante, mientras que otros no se presentaban porque ya habían vendido sus productos en la vecina localidad. Aun así, ese cambio no duró mucho tiempo, volviéndose a celebrar de nuevo en viernes.
En sus inicios, el conjunto de vendedores que se desplazaban al mercado de la Puebla para ofrecer sus productos lo hacían por medio de carros de tracción animal, y la mayoría de ellos procedían de las localidades murcianas de Lorca, Caravaca y Cehegín. Más adelante utilizarían camionetas, camiones y furgonetas.
________________
Fuente: Archivo Municipal de Puebla D. Fadrique, libros de actas capitulares años 1904-1905.

Imagen 1ª: Centro  Guadalinfo Fotografías antiguas de Puebla Don Fadrique.

No hay comentarios:

Publicar un comentario