domingo, 28 de diciembre de 2014

3. LA IGLESIA DE ALMACILES

Consagración de la Ermita (año 1586)
Transcripción realizada del acta original en el año 1796, por el entonces cura párroco de Almaciles don Pedro Alcántara Sanz.



Transcripción literal
"En los Almaciles, término y jurisdicción de la ciudad de Huéscar, a diez e nueve días del mes de mayo de mil quinientos ochenta y seis años el Reverendísimo Señor Don Diego de la Calzada, obispo de Salonica, sufragáneo diputado en la Santa Iglesia y Arzobispado de Toledo, Visitador General en todo el dicho Arzobispado por el Ilmo. Y Reverendísimo Señor Don Gaspar de Quiroga, Presbítero Cardenal de la Santa Iglesia de Roma del Título de Santa Balbina, Arzobispo de Toledo, Primado de las Españas, Chanciller Mayor de Castilla, Inquisidor Apostólico General de los Reinos y Señoríos de Su Majestad, y de Su Consejo de Estado etc., bendijo y consagró la ermita de la advocación del Señor San Antonio Abad; que fundaron, edificaron y dotaron los Muy Ilustres Señores el Capitán Don Pedro Serrano y Doña Quiteria Nieto su mujer, vecinos y naturales de la dicha ciudad de Huéscar y señores de los dichos Almaciles: 

Tiene la dicha ermita de ancho en todo lo que se bendijo veintiuna varas, y de largo treinta varas. Bendíjose y consagrose con las cruces, velas, ritos y ceremonias que el pontifical ordena e manda; díjose, acabada la bendición, e consagración, misa solemne del Oficio de la Ascensión de Nuestro Señor con ministros, cantada a punto de órgano con mucha solemnidad, y acabado el oficio Su Reverendísima bendijo al pueblo solemnemente, con sus ornamentos, capa y mitra y báculo pastoral, y dijo y declaró al pueblo que estaba presente, la veneración y respeto que se había de tener a la dicha ermita; e les dio a entender en como gozaba, y había de gozar de las libertades, inmunidades, y exenciones que las demás iglesias y ermitas gozan, y les pertenecen por derecho: 

E que ningún juez ni justicia seglar podía sacar de la dicha ermita, ni su cementerio a persona alguna, que a ella se retrajese y amparase, so pena de que se procederá contra él, como contra persona quebrantadora de la inmunidad, exención, e libertad de las Iglesias, y Lugares Sagrados: Y confirmó Su Reverendísima en la dicha ermita ciertos criados y familiares de los dichos Muy Ilustres Señores Capitán Pedro Serrano, y Doña Quiteria Nieto su mujer, = A lo cual todos estuvieron presentes los señores Licenciado Jorge Pérez, Vicario de la Villa de Cazorla y Hernán González de Laguna, Vicario de la dicha ciudad de Huéscar, y el Beneficiado Alonso Gómez, y el Beneficiado Francisco de Belcunte (Belzunçe) clérigos de la ciudad de Huéscar; y el Beneficiado Gregorio de Alixarte y el Bachiller Vaquedano, y Bachiller Juan Sánchez de Munuera, curas del lugar de la Puebla, y el Muy Reverendo Padre Fray Fernando de Torres, definidor de la Orden de San Francisco de los Recoletos en el Reino de Granada; y los señores Francisco Serrano y don Pedro Serrano su hijo, y don Gaspar Rodrigo de Balboa, Mayorazgos, y los señores Rodrigo Muñoz Bayón, Diego de Montoya regidores de la dicha ciudad de Huéscar, y el Licenciado Barrionuevo, abogado, y Pedro Girón Alguacil Mayor de la dicha ciudad y otros más vecinos de la dicha ciudad de Huéscar y de la Puebla: E Su Señoría Reverendísima para que de ello conste lo firma de su nombre. = Yo Joan de Vedmar Notario Apostólico de la Audiencia Arzobispal de la Villa de Cazorla, y aprobado por el Ilmo. Cardenal Arzobispo de Toledo y su Consejo y a todo lo que dio es presente fui con Su Señoría Reverendísima, de que doy fe, y fice mi signo = Don EPS Salonen = en testimonio de verdad, Joan de Vedmar Notario Apostólico = entre renglones= en testimonio de verdad = Ve (vale) = " 
 Este valioso documento cuyo origen se remonta al siglo XVI, nos relata de forma detallada el acto de consagración de la ermita de los Almaciles, erigida bajo la advocación de San Antonio Abad el 19 de mayo de 1586.
Muchas fueron las personalidades que se desplazaron ese día a los Almaciles; en primer lugar el obispo de Salónica y Visitador General del Arzobispado de Toledo don Diego de la Calzada, quien realizó esta consagración en nombre del titular de dicho Arzobispado don Gaspar de Quiroga. Igualmente hicieron acto de  presencia los señores de los Almaciles don Pedro Serrano y doña Quiteria Nieto, fundadores de la ermita.
También asistieron el hermano de don Pedro, don Francisco Serrano y su hijo Pedro Serrano acompañados por el influyente don Gaspar Rodrigo de Balboa, tío carnal de doña Quiteria. Tampoco faltaron las autoridades civiles y eclesiásticas de la jurisdicción de Huéscar y el licenciado Jorge Pérez, Vicario de la Villa de Cazorla y Joan Vezmar, Notario Apostólico de la mencionada villa, en calidad de representantes de la Orden de Santiago, por pertenecer la jurisdicción de Huéscar a dicha Orden que tenía su sede en aquellos dominios.
El documento refleja asimismo que ya existía en la zona de Almaciles un contingente de población estable, puesta de manifiesto por el obispo don Diego de la calzada al dirigirse «al pueblo aquí presente». Indicando el respeto y la veneración que se le debe de tener a la ermita, así como los derechos que por ley le corresponde como a todos los templos e iglesias, entre ellos, el de que ningún juez, ni justicias seglar podrá sacar de dicha ermita ni de su cementerio a persona alguna que allí se ampare o refugie.
Nave central de la Iglesia con bóveda de cañón de estilo Renacentista
La ermita estaba compuesta por la nave central de la actual iglesia y, como veremos más adelante, hubo que ampliarla tres siglos después debido al progresivo aumento de población que se produjo en Almaciles durante la segunda mitad del siglo XIX.
De Ermita a Parroquia de San Antonio Abad. Año 1786

Año 1957. Mañana veraniega y festiva. El reloj de la torre marcaba las 9,40 horas y un grupo de vecinos conversaba animadamente a la sombra de una de las cuatro acacias que existían en la puerta de la iglesia.
La Parroquia de Almaciles se erige como tal a finales del siglo XVIII como consecuencia de la reordenación parroquial de la Vicaría de Huéscar, en la que también se erigieron en parroquias las ermitas de San Clemente del Guardal y Las Santas Mártires de la Toscana (fuente: Desmembración de los curatos de Huéscar. Erecciones nuevas de ellos y de vicarios -Madrid, 14 de noviembre de 1786-. Documento guardado en el Archivo Diocesano de Toledo).
Refiriéndose a la iglesia de San Antonio Abad de los Almaciles, el documento señala como término propio parroquial «el que se comprende en las cinco leguas de circunferencia, empezado desde el cerro Redondo (Almacilón) que linda con el término de Caravaca, a la sierra de la Zarza, a los Cerricos Altos, a la Loma Alta, a los Tornajos, a los Campillejos, a Casa Vieja y Fuentes del Romeral, hasta unirse con dicho cerro Redondo, cuya demarcación contiene sesenta y ocho cortijos con otros tantos vecinos y doscientas setenta y siete personas de comunión, quedando el más distante como a una legua de la Ermita».
Aunque la erección como parroquia se le concedió en 1786, no fue hasta el año siguiente cuando empezó a desarrollar esta función. El primer libro de bautismos da comienzo con la siguiente inscripción: 

Primera hoja del libro de bautismos.
«Libro 1º de bautismos de esta parroquia de San Antonio Abad de los Almaciles que dio principio en el mes de noviembre del año de 1.787, siendo Arzobispo de Toledo el Exmº Señor Don Francisco Antonio Lorenzana, quien erigió esta nueva Parroquia, y nombro por primer Cura Vicario perpetuo al Licenciado D. Pascual Donaire y Candeal= y por su fallecimiento, nombró por segundo Ntro. Catholico Monarca D. Carlos iv que Dios Guarde, a D. Francisco Xavier Tabernero= quien formó el índice que hay en las diez y ocho últimas páginas».
La erección como parroquia supuso que tuviera cura propio y permanente, poder disponer de cofradías y hermandades así como inscribir o asentar en los libros parroquiales de la iglesia todos los bautizos, comuniones, confirmaciones, bodas y sepelios que en ella se produjesen.
Primeros bautizos
El primer bautizo que se realizó en la nueva Parroquia fue el de un niño al que se le puso el nombre de Luis Antonio Quintín Ortiz Adán, nacido el 31 de octubre de 1787 y bautizado el 3 de noviembre, hijo de Pedro Ortiz Giménez y de Josefa Adán García.
Un dato curioso es que los diez primeros bautizos que se celebraron corresponden a tres varones y siete hembras que nacieron en el periodo de tiempo comprendido entre el 31 de octubre de 1787 y el 9 de marzo de 1788 (cuatro meses y ocho días).
Inicios del siglo XX
A continuación se muestran algunos puntos de la carta enviada por don Adrián González Castillo, cura párroco de Almaciles, al Arzobispado de Toledo el 17 de octubre de 1905, con motivo de la visita pastoral del arzobispo a esta parroquia.
Ilmo. Señor.
    Cumpliendo con lo preceptuado por su Eminencia Reverendísima en circular de 8 de febrero de 1900, relativa a la Santa Visita Pastoral, el cura propio de la Iglesia de San Antonio Abad de Almaciles, tiene el honor de exponer a V. S. I. la presente memoria de cuanto en el orden moral y material afecta a esta parroquia, con los detalles y antecedentes que se exigen en la citada circular.
 1º.- Se exponen a la inspección de S. S. Ilustrísima, los ornamentos, vasos sagrados, misales, y demás libros destinados al servicio de la Iglesia, cuyo inventario también se exhibe.
 2º.-  En esta Iglesia no hay más sacerdote que el que suscribe, cuyas ausencias y enfermedades suplen los de la diócesis de Cartagena, Don Antonio Tomás Álvarez y Don Juan Reverte Mula, rectores de Cañada de la Cruz y el Moral, que son los más próximos a este pueblo, y en cuanto a los seglares que desempeñan cargo en la parroquia, lo son Don Antonio González Adán, Mayordomo de la Fábrica, Don Mateo Reinón García sacristán organista-cantor, Don Francisco Marín Martínez sacristán 2º y Ulpìano Reinón Marín y Fausto Reinón García, acólitos.
    La feligresía consta de 369 vecinos (familias) según la última matricula parroquial, y es para mí altamente satisfactorio poder manifestar a V. S. I. que casi todos los individuos capaces de confesión cumplen con el precepto pascual, y rarísimos los que mueren sin recibir los Santos Sacramentos, cuando la enfermedad da lugar para ello.
  3º.- No existe más relicario que el que igualmente se presenta con su correspondiente autentica, a la inspección de S. Sª. Ilustrísima = Hay concedidas indulgencias por el Prelado Diocesano y en la forma ordinaria a las imágenes en talla de San Antonio Abad, Santa Quiteria, Virgen de los Dolores y Virgen del Socorro, y al cuadro en lienzo de Ánimas, cuyos reescritos aparecen al lado de dichas Imágenes.
  No hay otro altar privilegiado que el mayor cuya concesión se ha hecho por el Prelado Diocesano en 19 de abril último y finará en 15 del mismo mes del año de 1912.
 4º.-  No hay capellanías ni fundaciones de ninguna clase en esta Parroquia que también carece de bienes y rentas.
5º.- Sólo en la Cortijada de Pedrarias, de la Propiedad del Excmo. Sr. Marqués de Corvera hay una ermita dedicada a la Purísima Concepción, pero debido al estado de ruina en que se encuentra está incapacitada para el culto. A pesar de los muchos requerimientos practicados al Patronato para su arreglo.
6º En esta Parroquia se hallan erigidas canónicamente las cofradías siguientes:     
  De San Antonio Abad y Benditas Ánimas cuyas constituciones fueron aprobadas por el Excmo. Consejo de la Gobernación de esta Archidiócesis en 14 de marzo de 1788.
   La del Santísimo Sacramento cuyas constituciones fueron aprobadas por el Prelado Diocesano en 4 de agosto de 1890.
   La de la Santísima Virgen de los Dolores y Santa Quiteria Virgen y Mártir, cuyas constituciones también fueron aprobadas por el prelado en 9 de junio de 1894.
   La Asociación del Apostolado de la oración con 5 coros de mujeres que celebran mensualmente los correspondientes cultos.
 7º.-  Claro es, Ilmo. Señor, que en orden moral y religioso también hay en este pueblo, por desgracia, abusos que corregir; pero hasta el presente, la fe se mantiene incólume.
   Existen dos amancebamientos entre individuos a quienes no he podido convencer para que celebren matrimonio, y no hay matrimonios civiles.
   Se observa regularmente el día festivo, oyendo misa la mayoría de los fieles, aunque por tratarse de un pueblo agrícola, después de cumplir con este precepto van al trabajo para ganar el jornal necesario para el sustento.
   Como la feligresía es pobre, es también escaso el número de los que toman la Santa Bula y, raro, muy raro, como queda dicho, el que muera alguno sin recibir los Sacramentos, a no ser que la  enfermedad sea tan repentina que no dé tiempo para ello.
   Por mi parte procuro dar al culto toda la ostentación posible, y así lo justifica mi interés por dotar a este pueblo de una Iglesia capaz y decorosa, y como V. S. I. ante la visita de las obras ejecutadas, estará convencido de que con la cantidad de 10.149 pesetas, menos los descuentos oficiales, concedidas por el Estado no ha sido posible construir estas obras ni otras que quedan pendientes de ejecución, sino que hasta hoy llevo invertidas cerca de 17.000 pesetas; ruego a V. S. I. reitere y recomiende al Eminentísimo y Reverendísimo Señor Cardenal mi petición para que se digne, en caridad, remitirme algunos fondos para satisfacer las deudas pendientes que ascienden a 3.000 pesetas por razón de dichas obras.
    Concluyo pues manifestando a V. S. I. mi satisfacción por el estado general de religiosidad y fe de este pueblo, digno de las atenciones y cariños de su prelado.          
 Almaciles 17 de octubre de 1905.
   Adrián González Castillo
Ampliación de la Iglesia
Como queda de manifiesto en este documento, el cura don Adrián se encontraba inmerso en el arreglo de la iglesia, no sin  algunas dificultades económicas para llevar a efecto tales obras.
Las obras consistían fundamentalmente en la ampliación de la iglesia, que se había quedado pequeña para albergar a toda la feligresía, para lo cual se construyeron dos naves laterales, una al norte y la otra al sur de la nave central, que era la que constituía el templo desde sus inicios (1586)
Esta ampliación se llevó a cabo a principios del siglo XX, acometiendo el tramo final de las mismas en los años 1905 a 1907. No obstante en el año 1915 se remodelaron algunas estructuras interiores.
También es de destacar las cuatro cofradías o hermandades con las que contaba la parroquia, y la asociación de apostolado con cinco coros de mujeres que realizaban sus cultos.


Placa de mármol que indica las fechas en las que se reconstruyo el templo. Estuvo expuesta en una pared lateral de la iglesia y actualmente se encuentra guardada en el interior de la misma.
 Otros datos más recientes 
Varios han sido los arreglos y remodelaciones que se han llevado a cabo en el templo  en la segunda mitad del pasado siglo, incluso a principios del actual con el fin de mantenerlo en buen estado. No obstante a mediados de los años 60 el interior de la iglesia se sometió (en opinión de muchos vecinos) a una desafortunada remodelación interna en la que desapareció el retablo, el púlpito y los altares donde se encontraban las imágenes de: Santa Quiteria, Virgen de Fátima, Virgen de Los Dolores, San José y Virgen del Carmen. En otra obra posterior (medidos los ochenta) las columnas perdieron su vistosidad al ser forradas con paños de piedra arenisca.

Alto relieve en madera con la imágen de Santiago Apostol (le falta la lanza).
Imágen de San Antón en su hornacina del retablo del Altar Mayor. De espaldas D. Jesús Arias celebrando su primera misa en junio de 1958. (Foto cedida por Fornunata Arias).
El retablo de la iglesia de Almaciles era de yeso pintado y ocupaba todo el frontal del Altar Mayor. Estaba compuesto, entre otros elementos, por una hornacina central que acogía la talla de San Antón, junto a otras dos que se encontraban a ambos lados. La hornacina de la derecha acogía la imagen de Santa Quiteria y la de la izquierda a un Cristo resucitado, finalizando en su parte superior con un alto relieve sobre madera de estilo barroco con la figura ecuestre de Santiago. Esta talla se encuentra guardada en las estancias del templo.
A continuación se muestra el Inventario del Patrimonio Artístico y Arquitectónico de la iglesia de Almaciles que realizó en su época de estudiante Mª Angustias Álvarez Castillo (profesora titular del Departamento de Historia Medieval y Ciencias y Técnicas historiográficas de la Universidad de Granada),  para la Dirección General de Bellas Artes de esta provincia, el 20 de marzo de 1967:
  • Número de naves: Tres
  • Soportes: Pilares cruciformes
  • Tipo de arcos: Medio punto
  • Nave central: Bóveda de cañón, arcos fajones y lunetos
  • Estilo y cronología: Renacentista siglo XVI
  • Naves laterales: Arquitrabadas (de techo plano)
  • Nº de cuerpos: Dos y el campanario
  • Materiales: Piedra de sillería y mampostería
  • Capilla mayor: De cañón
  • Sacristía: De techo plano
       "Imagen de San Antón de tamaño mediano del siglo XVIII, posiblemente de Salzillo o de su entorno .
     Iglesia parroquial, planta basilical con tres naves y ábside rectangular más elevado que el resto de la iglesia. Las bóvedas de cañón con lunetos y arcos fajones están sostenidas por seis pilares cruciformes. La puerta de Entrada la tiene en el lateral izquierdo. El coro situado a los pies de la nave central, en último término la torre con escalera que sirve para subir al coro también. Las naves laterales no se cubren con bóvedas.
    Construida de mampostería. La torre tiene tres pisos, con su campanario. Existe diferente altura entre la nave central y las laterales."             
                          
      Por último recordar que esta iglesia perteneció desde sus inicios en 1586, hasta 1953 (casi cuatro siglos) a la archidiócesis de Toledo, a partir de entonces pasó a ser regida por la diócesis de Guadix-Baza, a la cual quedó adscrita y de la que depende actualmente.
El Cementerio
Como es sabido, antiguamente se les daba sepultura a los difuntos en el interior de las iglesias y fuera de ellas junto a los muros en sus zonas contiguas, pero en el año 1786 el rey Carlos III por motivos de higiene y de salud pública dispuso la creación de cementerios fuera de los núcleos de población. Esta normativa fue imponiéndose poco a poco hasta mediados del siglo XIX, a partir de entonces todos los difuntos descansan en cementerios ubicados fuera de las zonas urbanas. 
En las obras que realizaron en la iglesia de Almaciles a mediados de 1980, se pudo comprobar la existencia de restos humanos correspondientes a la época en que allí se enterraban a sus feligreses.
El cementerio de Almaciles fue construido en el año 1817 por la Iglesia Parroquial de San Antonio Abad de Almaciles, quien lo administró y amplió con la financiación del ayuntamiento según las necesidades de los tiempos. La ampliación más importante se efectuó en el año 1926, aunque posteriormente y aún en fechas recientes se han venido realizando mejoras en su interior.

__________
Fuente:
1. Archivo General Diocesano de Toledo
2. Archivo Municipal de Huéscar
3. Archivo Parroquial Almaciles
4. Archivo Municipal de Puebla D. Fadrique
5. Centro de Estudios Históricos Vicente González Barberán (Huéscar).


No hay comentarios:

Publicar un comentario